Bloodstock

Pedro López Montero (Yeguada Los Arcángeles): «Animo a todos los entrenadores de caballos de carreras a conocernos y saber si podemos serles útiles para mejorar resultados»

Por 21 diciembre, 2020 enero 16th, 2021 No hay comentarios

Después de los múltiples triunfos de Hold On Now (Farhh), recientemente debutó en La Zarzuela un segundo ejemplar, Lionheart (Mastercraftsman), con los colores de la Yeguada Los Arcángeles, un proyecto que toma forma en el mundo de las carreras después de desarrollar una ingente actividad en prácticamente la totalidad de las disciplinas deportivas ecuestres en sus instalaciones de Tomelloso (Ciudad Real) y que tiene interesantes ideas de futuro. Quien mejor lo puede explicar todo, lógicamente, es su propietario, Pedro López Montero

Conozca la Yeguada Los Arcángeles

– La Yeguada Los Arcángeles es una estupenda instalación hípica con más de cuarenta hectáreas en la que usted cría caballos, organiza competiciones y concursos hípicos, enseña diferentes disciplinas ecuestres a los más jóvenes, etcétera, etcétera, etcétera. ¿Cuál es su origen?

– Yo diría que la existencia de la Yeguada Los Arcángeles se debe a la confluencia de dos grandes ilusiones. En principio la de un niño que siempre deseó vivir cerca de los caballos, esta etapa en la que se gestaron las primeras ilusiones, y finalmente la del adulto que materializa aquel sueño en un proyecto real, con el primer objetivo de ofrecer y traspasar a los niños un ambiente educativo basado en el deporte ecuestre y transmitir así los principios y valores que en él se desarrollan: educación, responsabilidad, actitud disciplinada, constancia, amor por los animales, naturaleza…

– ¿Por qué Los Arcángeles? 

– Bueno, para mí esto es lo más bonito de todo, pues este proyecto nace bendecido con el significado que para nosotros tiene este nombre. Sor Arcángeles fue el nombre que recibió mi tía Pilar, hermana mayor de mi padre, al ingresar como monja misionera Franciscana de María, allá por los años 50… Yo aún no había nacido, claro, ¡y aún faltaba bastante (risas)! Sus padres, o sea mis abuelos, decidieron ponerle ese nombre a la finca donde hoy se ubica la yeguada, y yo solo he seguido con aquella feliz idea. Después sí que tuve la suerte de conocerla y durante muchos años, claro, y lo mejor fue compartir unos meses con ella en las misiones, en Brasil, donde pude aprender muchísimo sobre el valor de las pequeñas cosas. Pero esa es otra historia. Fueron muy importantes para mí las vivencias que tuve con mi tía “Pilarín”, como la llamábamos en casa, y que me marcaron para el resto de mi vida. Y por supuesto que fue para mí un orgullo darle este nombre a la yeguada.

Pedro López Montero, en uno de los obstáculos del campo de completo. Foto: G1

– Tiene usted unas instalaciones estupendas…

– ¡Muchas gracias! Concebimos un centro ecuestre multidisciplinar, donde entrenamos caballos para las disciplinas de concurso completo, campo a través, doma y salto, y ahora también empezamos con el pura sangre inglés. Contamos con dos pistas de galope, una de arena de 600 metros y otra de hierba natural de 1.250 metros, y también uno de los campos de cross-country mejor valorados de España. Especialmente interesantes son el salto al agua y los prados donde se ubica, zona donde aplicamos la hidroterapia para musculación de nuestros caballos, una técnica fantástica porque les hace muy bien trabajar en el agua.

– ¿Útil para los caballos de carreras?

– No lo dude. Hemos empezado a trabajar en ello con los nuestros y los resultados no han podido ser mejores. Nos gusta trabajarlos también con la cuerda y compensamos después con salidas diarias a los prados, donde pueden relajarse conviviendo con otros animales de granja, como gallinas y ocas, en grandes prados, algo que también les ayuda a desestresarse mentalmente del entrenamiento diario. La convivencia en naturaleza les ayuda mucho. Por otro lado, tenemos la suerte de contar con un personal fantástico y habituado a tratar con caballos de deporte, con la asistencia diaria de Ángel Cotillas, conocido veterinario ecuestre que asiste desde hace años al vecino Haras de Marmaria y quien por cierto, pasó una temporada ya hace tiempo en el hipódromo de La Zarzuela junto a Marta Varela.

– Conocido y cotizado es el heno de Los Arcángeles…

– Es que la alimentación también es un elemento a destacar en nuestra casa. En este sentido es verdad que cultivamos nuestro propio heno, que según los análisis realizados por los expertos es de primera calidad, y también nuestra propia avena negra. Además, aplicamos alimentaciones diferentes, a la carta, con piensos compuestos según las necesidades o preferencias de los diferentes clientes y de los entrenadores que nos quieran traer sus caballos para nuestro programa de “descanso activo”, o simplemente en descanso. Contar con heno de calidad de nuestros propios prados es muy importante para la correcta alimentación y el bienestar de los mismos.

– ¿Están abiertos a recibir caballos de carreras a pasar temporadas en la finca?

– Ya sí. La verdad es que estamos muy conformes con el servicio y las prestaciones que ofrecemos y la experiencia acumulada. En primer lugar consideramos el bienestar animal. Que los caballos que normalmente están sometidos a un elevado estrés diario por la propia naturaleza del entrenamiento para las carreras y por la competición pasen temporadas en “descanso activo”, con el que, sin perder la forma física, se relajan y hacen un trabajo diferente, potenciando más su musculación y la resistencia, lo cual sin duda les traerá beneficios a posteriori para conseguir más velocidad. Además de nuestro personal contamos con la valiosa asistencia y ayuda técnica de nuestro amigo José Luis Martínez, quien de hecho ha montado a Lionheart en varias ocasiones aquí antes de su debut el pasado domingo, y que está preparando una actividad formativa para jinetes en nuestra instalación, con titulación académica, que será muy interesante. En general, todos los asuntos de Los Arcángeles relacionados con las carreras y con los caballos de carreras los coordina Gerardo Torres, y por supuesto tengo que destacar la labor de nuestro entrenador, Guillermo Arizkorreta, un hombre con un incansable espíritu de trabajo que también nos visita de vez en cuando y nos supervisa, siempre que su frenética actividad se lo permite. También contamos también con el apoyo de grandes amigos dentro del mundo del turf.

– La cuadra de carreras, Hold On Now…

– Una maravilla de yegua. Me dicen que es la suerte del principiante, aunque a mí me gusta decir que es el resultado de una buena selección de Guillermo Arizcorreta y Gerardo Torres, que tenían un presupuesto bastante mayor para comprarme el primer caballo y se decidieron por ella. Ha ganado ya seis carreras y ha estado siempre en el dinero en todos los hipódromos, corriendo en todas las superficies, a mano derecha e izquierda, en seco y en blando. Este año ha subido de valor, como esperábamos, aunque lo enfocamos todo desde el final de 2019 a llegar en diez puntos al Premio Aniversario de HZ, donde se encontró con la peor pista para ella y con mala fortuna en la recta. No pudo dar su valor y lo lamentamos porque creemos que merece ganar una carrera así, pero son cosas que pasan y lo intentaremos un año más. El año pasado pasó el invierno trabajando en casa y le hizo mucho bien, y ahora repetiremos la experiencia, toda vez que pensábamos correr una carrera en Francia a final de mes para cerrar la temporada pero ha tenido fiebre y un poco de tos y damos por terminado 2020.

Pedro López con Vaclav janacek y Hold on Now en Sanlúcar de Barrameda. Foto: G1

– ¿Qué nos cuenta de Lionheart?

– Pues que en primavera lo dimos por imposible. No tenía ni actitud ni aptitud para las carreras, tan sólo un origen estupendo, por el que lo habíamos comprado de yearling mi amigo Roberto Whyte y yo. Visto lo visto decidimos retirarlo, y me quedé yo con él. Nos lo trajimos a Los Arcángeles y empezamos a trabajar en nuestras instalaciones, mañana y tarde, en las pistas y en el agua, y fue cambiando. Con el permiso de Roberto se lo devolvimos a Guillermo Arizkorreta para que lo valorara y nos dijo que aunque estaba muy lejos de ser un caballo competitivo, había mejorado mucho y ya era capaz de asumir un trabajo que antes le resultaba imposible. Su debut nos ha hecho muchísima ilusión porque nos hemos demostrado que podemos hacer una labor muy importante con un caballo de carreras. Aún le falta mucho, pero ahora está en el camino y vamos a darle la oportunidad de que progrese con la ilusión de que en 2021 pueda tener un valor decente. Es un reto para todos nosotros.

– Rodaballo…

– Roberto Whyte y José María Sánchez Santa-Cecilia han sido claves en todo esto. Ellos me introdujeron en este mundo cuando yo no tenía nada que ver con él. Roberto trajo a Plantagenet, un caballo con mucha alma y con mucho corazón que hoy se encuentra a disposición de los criadores como semental en nuestras instalaciones. La pasada primavera llegamos a un acuerdo con Dehesa de Milagro para que hiciera la temporada de monta allí, y cubrió varias yeguas de calidad. Además de la amistad que nos une, Roberto y Chema me presentaron a Gerardo Torres, que me está ayudando en todo esto, y después a todo el grupo de propietarios que a la postre formamos la cuadra Pata Negra Racing, con la que compramos a Rodaballo. No hace falta decir la felicidad que nos está proporcionando esta experiencia, con un caballo tan bueno y con el que tenemos una ilusión bárbara para 2021. Chema, Roberto y yo somos además socios en la foal Hathor, hija de Plantagenet y Boston Charm

– ¿Con qué otros efectivos cuenta?

– Bueno, en casa tenemos criando a Vanity Fair (Lorgan), una hermana del buen Lorgan, de la que tenemos una foal preciosa de Plantagenet que pretentemos llamar Uvita, y una yegua que nos encanta, Young Majesty (Maria’s Moon), que compramos en Francia procedente de Quesnay por elección de Paco Bernal (Outsider Bloodstock), que nos asesora también en estos asuntos. Se quedó llena de Plantagenet este año pero reabsorbió después, y lo intentaremos de nuevo en 2021, ya que creemos que puede ser una buena oportunidad de demostrar algo para Planta. Y en Irlanda, en Rochestown Lodge Stud, tenemos a High Zaff (High Chaparral), la madre de Sir Andrew, doble ganador de Grupo 1 y que no necesita presentación. Cuando surgió la oportunidad de comprársela a Roberto Whyte no lo pensamos, ya que no todos los días se puede comprar una yegua que ha dado un caballo como Sir Andrew. Tiene un foal magnífico por Noozhoh Canarias, Arcángel, que se va a terminar de criar en Irlanda, y está llena de Kodiac (Danehill), algo que nos hace soñar aún más alto si cabe… En este momento estamos trabajando con Paco Bernal en la compleja elección de semental para el año que viene, pero aspiramos a emparejarla de nuevo con un caballo de alto nivel de los que hacen la monta en Irlanda. Pensamos que la yegua lo vale.

La familia López Montero al completo recibiendo el trofeo del Premio Victoria Eugenia 2019, ganado por Hold On Now.

– ¿Crecerá su actividad en el mundo de las carreras?

– Nos estamos divirtiendo, y esto es fantástico. Mientras sea así, todo es posible, pero siempre con los pies en el suelo. No obstante hay detalles que me dan la sensación de que la orgánica no es lo que debería. Por ejemplo, no entendí que una carrera como el Aniversario, con la rebaja obligada de la dotación económica por la situación, pasara a ser categoría B, cuando en Francia por el mismo dinero corres un Listed. Creo que para prestigiar las carreras hace falta una coherencia que aquí eché en falta. O recientemente me ha sucedido que pretendíamos correr a Lionheart el día 20 en una carrera para nacionales no ganadores en 2.400 metros, en principio muy propicia para que progresara un poco, pero hemos visto que de pronto han cambiado el programa aprobado y publicado y la han bajado a 1.900 metros. Entiendo que a alguien habrá beneficiado, pero a mí me perjudica y este tipo de cosas, con todos los respetos, a mí no me inspiran mucha seriedad como recién llegado. En cualquier caso, estoy muy agradecido a todos los que me están descubriendo el mundo de las carreras y que me acompañan en este ilusionante proyecto, y animo a todos los entrenadores a conocer nuestras instalaciones y saber si podemos serles útiles para mejorar resultados. Finalmente, quiero hacer constar mi agradecimiento a todos los miembros de mi equipo de trabajo, a todos los niños que vienen a montar y a aprender cada día sobre este apasionante mundo de los caballos y a sus familias por confiar en nosotros. A mi familia, a mi mujer y a mis hijos, y a todos mis amigos con quienes espero compartir grandes momentos. Sin los que están con nosotros no somos nada.

(Entrevista publicada en el número 1.103 de la revista A Galopar, del 15 de diciembre de 2020).

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies. Más información.

ACEPTAR