Fondo

El gran reto

La competición se reanudó en España en el hipódromo de Donosti. Foto: @HipodromoSnSn

Siempre me ha llamado la atención lo poco que corre un caballo de carreras. Al hablarle de esto seguro que le resultará inevitable pensar en los nombres de todos esos “caballos de hierro” que corren una y otra vez, ocho, diez, catorce veces en un año. Pero usted sabe perfectamente que son los menos. La competición más su entrenamiento diario suponen en conjunto una rutina de una enorme exigencia para los animales, por muy atletas que sean y por muy preparados que estén genéticamente para galopar kilómetros y kilómetros en su vida. Los cuidados más minuciosos y cariñosos no bastan para evitar que “se les salte la cadena”. Quien tiene un caballo (o una yegua) que aguanta carros y carretas, que se mantiene sano física y psicológicamente por meses y meses, ya lo sabemos, tiene un tesoro.

En el entorno europeo, independientemente de la magnitud que tenga la industria en cada caso, un caballo de carreras sale a la pista menos de cinco veces al año, o dicho de otra forma, corre cada 75 días, más o menos. Es la media que arrojan miles y miles y miles de casos con los que se construye esta estadística. Los últimos datos que a la fecha actual ofrece la IFHA (International Federation of Horse Racing Authority) son del año 2018:

PAÍS CABALLOS PARTICIPANTES CARRERAS / CABALLO PARTANTS / CARRERA
ALEMANIA 2.100 4,86 8,82
BÉGICA 420 4,29 10,06
DINAMARCA 465 6,0 11,25
ESLOVAQUIA 374 3,08 8,36
ESPAÑA 741 5,02 8,69
FRANCIA 10.055 5,09 10,40
GRAN BRETAÑA 11.567 5,24 9,20
GRECIA 358 6,38 7,66
HUNGRÍA 463 4,85 8,73
IRLANDA 3.457 4,06 11,37
ITALIA 3.663 5,25 8,35
NORUEGA 452 4,65 8,84
POLONIA 853 4,85 7,85
REPÚBLICA CHECA 687 3,92 8,50
SERBIA 209 4,57 8,84
SUECIA 1.031 4,58 8,54
SUIZA 267 4,28 7,94
MEDIA 2.186 4,76 9,02

Como se puede ver, en España la media fue en 2018 algo superior a la de todos estos países en conjunto. Y ahora vamos a ver qué ha pasado en los últimos años (cifras de contabilización propia y solo referidas a carreras de PSI):

AÑO CABALLOS PARTICIPANTES CARRERAS / CABALLO PARTANTS / CARRERA
2016 719 4,84 7,95
2017 719 5,33 8,97
2018 741 5,29 8,72
2019 779 5,02 8,69
MEDIA 739,5 5,12 8,58

Definitivamente, la media de participaciones por caballo ha sido parecida en los últimos años en España y algo superior a la de los países europeos que vemos, mientras que la media de caballos por carrera, indicador de especial relevancia sobre todo para el negocio del juego, es algo inferior a la del conjunto de esos países, y más aún de los tres fuertes (Reino Unido, Francia e Irlanda).

Al menos 36 carreras más

Bien. Ahora sabemos que desde este miércoles, 3 de junio, y hasta el 31 de diciembre se van a celebrar un mínimo de 315 carreras en España (63 jornadas LAE a razón de cinco carreras por cada una de ellas, sin que sepamos a ciencia cierta si se disputarán más pruebas en pistas como las de Vila Seca, Laredo o Loredo, por ejemplo). Es decir, en el mismo plazo (siete meses) en el que el año pasado se corrieron 279 carreras en España, este 2020 se habrán de disputar, al menos, 36 carreras más. Y he aquí el reto, por supuesto. Va a ser una prueba que en condiciones normales no afrontaríamos pero que dadas las circunstancias excepcionales que hemos vivido recientemente sí que tendremos que abordar en los próximos meses.

Para los propietarios es una buena noticia. Cuantas más carreras, desde luego, mucho mejor. Más posibilidades de correr en una carrera adecuada y mayor probabilidad, a priori, de que sea contra menos rivales. Entiendo que los profesionales, igualmente, querrán siempre más jornadas y más carreras, si bien para ellos esto ya se convierte en un reto particular y en la asunción de determinados riesgos porque obliga a mucho viaje, a veces de forma apresurada, y más estrés, especialmente en el caso de los jockeys.

Una decisión valiente

Pero el gran reto, ese al que nos referimos en el título, será para las sociedades organizadoras, a las cuales hay que agradecer que hayan tomado la decisión de afrontarlo después de sopesar todos los riesgos que va a suponer. Y tal decisión nos va a dar a todos la posibilidad de comprobar qué pasa si añadimos más carreras (y sobre todo jornadas) al calendario sin que se dé el conveniente crecimiento de la cabaña que garantice la participación mínima en las carreras que exigen el espectáculo y el atractivo de las apuestas. Es más, en este caso podríamos pensar que la tendencia a corto plazo de la cabaña será a la baja por la crisis económica a la que nos ha llevado la sanitaria, no tanto por la que empieza a notarse sino por la que todos los expertos vaticinan, y porque el recorte en la cuantía de los premios es más que posible que también influya en la inversión de los propietarios, así como en el atractivo de las carreras para los extranjeros.

Así pues, podemos visualizar un escenario con más carreras (certeza) y con menos caballos para correr (probabilidad). Además, este parón de dos meses y medio hará que los responsables de los caballos quieran correr cuanto antes y, si es posible, algo más, siempre y cuando aguanten en condición y el programa lo permita (la media de carreras que disputan los de valor 35 hacia abajo es superior habiendo hándicaps, que por ahora hay pocos). Si esto último se da, que los caballos corran un poco más, al final del año la cabaña puede resentirse por estrés, otro riesgo cierto que se está asumiendo. Pero, haciendo números gruesos, jugando con las posibilidades factibles de reducción de número de caballos participantes y del plazo normal entre carreras para que aumente la frecuencia de comparecencia en pista, podríamos pensar en un escenario probable de 7,3 caballos por carrera de media (-16 %) y uno pesimista de 6,6 (-25 %). Y más allá de la eventual dificultad que en ocasiones se puedan encontrar las sociedades organizadoras para reunir el partant mínimo que necesiten para cumplir con sus compromisos y sus expectativas, y que ojalá no sean graves, será sin duda muy interesante analizar el resultado de este experimento sobrevenido porque puede arrojar información muy valiosa para planificaciones futuras.

A correr. Buena suerte a todos.

(Artículo publicado en el número 1.075 de la revista A Galopar, junio 2020).

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies. Más información.

ACEPTAR