Bloodstock

Algunas de las ilusiones del nuevo año para la cría nacional

Por 29 enero, 2019 noviembre 15th, 2019 No hay comentarios
2019-01-29-11.12.36-300x266
Kalinea 2019

Potrilla por Celtic Rock y Kalinea, nacida en Dehesa de Cantogordo. Foto de @cantogordo.

La “cría nacional” del PSI afronta un nuevo año de nacimientos y de cubriciones con la expectativa de superar de nuevo los números de los últimos años, y también, por supuesto, dar otro saltito de calidad para producir nuevos ganadores de grandes premios y ejemplares que sean competitivos e interesantes para los propietarios. La modesta pero tenaz fábrica de caballos de carreras de España vuelve a revolucionarse en estas fechas, y ya las noches vuelven a ser muy largas.

Tras la reapertura del hipódromo de La Zarzuela, en 2005, el número de nacimientos en España fue aumentando hasta el año 2009, cuando vinieron al mundo 353 foals, y otros catorce lo hicieron fuera de nuestras fronteras y asimilados como nacionales más tarde. A partir de ahí la tendencia fue descendente y primavera tras primavera la crisis se hizo notar en toda su crudeza con una nueva y desesperante disminución de nacimientos en nuestras yeguadas. Así sucedió hasta el año 2016, cuando solo se registraron, según los datos conocidos, 107 potrillos en España, más otros nueve que fueron asimilados. En 2017, por fin, la curva cambió de tendencia, con seis registros más (los mismos asimilados) y en 2018 hubo otro pequeño repunte, poco significativo pero alentador, con 126 foals inscritos (aún no sabemos cuántos más serán asimilados). Para 2019 la previsión es de nuevo alcista, así que su cumplimiento confirmará que si bien el crecimiento es leve, la caída libre de los números se puede dar por finalizada. Que así sea.

Este será el año en el que podremos ver en pista a los primeros hijos de Celtic Rock (Rock of Gibraltar) y de Abdel (Dyhim Diamond). Del primero encontramos trece hijos de 2017 inscritos en el Libro Genealógico y del segundo, que como se recordará tuvo un problema físico en su primer año de monta, once. Son pocos, pero si hay calidad a buen seguro que lo apreciaremos con primeros fogonazos que serán, sin lugar a dudas, muy reconfortante. También podríamos ver los últimos productos de Pyrus (Mr. Prospector), un semental apreciado por GRUPO 1, y numerosos hijos nacionales de buenos sementales del extranjero. Del mismo modo, algunas yeguas muy significativas, ya conocidas en esta faceta algunas y otras nuevas, aportarán su herencia genética a la competición, y no serán pocas. A la vista de los nombres, debe ser un año en el que los nacionales empiecen a brillar de nuevo con más fuerza.

También va a ser 2019 el año en el que veremos en el ring de subasta los primeros hijos del espectacular Lightning Moon (Shamardal), o del magnífico corredor Ivory Land (Lando), y en el que pisarán suelo los primeros vástagos del carismático Kool Kompany (Jeremy) –de hecho ya nació el primero, por Florines (Iffraaj), en Dehesa de Milagro– y, cómo no, de Noozhoh Canarias (Caradak), esperadísimos por razones sentimentales, por supuesto, pero también por calidad. El sorteo de cartas de cubrición de la Asociación de Criadores (ACPSIE), siempre interesante pero sobre todo muy necesario por las oportunidades que brinda, ha ofrecido servicios muy interesantes, como siempre, entre ellos, como novedad, de Recoletos (Whipper), doble ganador de Gr. 1, de propiedad española, y del que estaría muy bien ver en España a unos cuantos representantes.

Lamentablemente, poner fin a la caída libre del número de nacimientos solo es un respiro. Nuestra cría no ha sido capaz aún de importar para la reproducción un hijo de Galileo (Saddler’s Wells) ni de Dubawi (Dubai Millennium), lo cual refleja bien dónde estamos. Pero de eso, entre otras cosas, ya habrá tiempo de hablar. De momento, ánimo a todos los criadores en la temporada de partos que ya  ha comenzado y en la de cubriciones que arrancará en dos semanas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies. Más información.

ACEPTAR